Arenas Blancas V – El Hombre de Fe

viejo1.jpg

Vahos de absenta en mis ojos,

Palabras vacías en mi boca,

Y miradas de odio a mis pies.

Yo soy un hombre de fe,

Yo soy el que veía la luz,

Pero ya sólo veo la oscuridad del licor.

Los llevé,

Los guié a través de las arenas blancas,

Les prometí respuestas,

A todas las preguntas que ni siquiera habían fomulado.

Y ahí, en las silenciosas Puertas de Orión,

Ahí los perdí.

No querían respuestas,

Pues no tenían preguntas,

Abrieron el dulce licor de la locura,

En pagana comunión.

Me apartaron de mi cayado,

Me rasgaron las vestiduras,

Me dieron agrio absenta,

Y entonces ví,

Vi el tiempo recorrer dunas blancas.

Demonios envejecidos,

Dioses postrados ante ídolos,

Todos se rieron de mí.

Porque no hay respuestas,

No hay preguntas,

Sólo arenas blancas.

Un vaso más,

Lléname de absenta una vez más,

Déjame perderme.

Aléjame de las Puertas de Orión.

Anuncios

~ por doriem en julio 5, 2007.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: